El uso de las marcas

El uso está definido como el modo determinado de obrar en base a algo, o el ejercicio o practica general de algo.

La marca tiene un papel importante para los dos campos de acción que interactúan a diario en los mercados; para los que ofrecen los productos o servicios marcados, les representan beneficios económicos, y para los consumidores o clientes, les representan la identificación de un producto/servicio por sus características específicas y particulares.

Todo esto viene ligado al uso que se le da al signo y su capacidad distintiva. Observamos que la necesidad de diferenciación que surge al introducir un producto al mercado, se soluciona principalmente mediante el uso de un signo marcario, y este logra exclusividad cuando es registrado, para lo cual se exige distintividad.

En este sentido, la legislación dominicana establece lo siguiente: “ El derecho al uso exclusivo de una marca se adquiere mediante su registro”, y que “tendrá prelación para obtener el registro de una marca la persona que estuviese usando la marca en el país, sin interrupción y de buena fe, desde la fecha más antigua. A estos efectos, no se tomará en cuenta un uso cuya duración hubiese sido inferior a seis meses. En caso que una marca no estuviera en uso en el país, tendrá prelación para obtener el registro a la persona que primero presente la solicitud correspondiente”.

De igual forma establece que una marca se encuentra en uso cuando los productos o servicios que ella distingue han sido puestos en el comercio o se encuentran disponibles en el mercado nacional.

Siendo el uso un requisito sine qua nom para mantener los derechos exclusivos de explotación que se le conceden al titular del registro, este estará obligado a hacer un uso efectivo de la marca. En caso contrario, la ley permite a cualquier tercero interesado hacer la solicitud de cancelación de un registro por falta de uso.

En este sentido, establece un tiempo mínimo de no uso, para la interposición de dicha acción, siendo este un período ininterrumpido de tres años precedentes a la fecha en que se inicie la acción de cancelación. De igual forma, la ley indica que no procederá la cancelación cuando existan motivos justificados para la falta de uso, debiendo el titular de la misma aportar las evidencias necesarias para esto.

Por otro lado, en materia de acciones en cancelaciones por no uso, la carga de la prueba se revierte, esto es, que corresponde al titular de la marca impugnada aportar las pruebas del uso de la marca cuya cancelación se pretende.

Por lo antes expuesto, el principio de uso de un signo registrado es una obligación impuesta a fin establecer la relación del consumidor con la marca y el producto o servicio que ella distingue. Y por ende, la falta de uso, constituye una falta a las funciones que la marca desempeña, tanto de identificación, como de protección y de competencia.

How to Claim bet365 Bonus step by step.