Aspectos generales sobre la nueva ley anti-spam

El día ocho (8) del mes de agosto del año en curso fue promulgada la Ley No. 310-14, que regula el envío de correos electrónicos comerciales no solicitados (SPAM).

La ley viene a controlar los métodos de mercadotecnia electrónica (comunicaciones comerciales, publicitarias o promocionales), en particular por la vía de correos electrónicos y mensajería móvil.

Inicia definiendo algunos términos como es SPAM (o comunicación no solicitada, todos los mensajes de datos enviados sin autorización del destinatario, dirigido a la promoción directa o indirecta de alguna actividad comercial, industrial o profesional.

A modo general, un SPAM es reconocido como cualquier mensaje no deseado recibido de un desconocido. El termino SPAM, no es un acrónimo, por el contrario su significado actual proviene una publicidad excesiva y molesta creada durante la segunda guerra mundial, relacionada con la marca de carnes enlatadas SPAM (marca perteneciente a Hormel Foods Corporation), y que realmente es una combinación de Spiced Jam. De esto, se deriva a que se relacione con contenidos comerciales, con publicidad y con ser inoportuno.

La ley establece pautas para el envió de comunicaciones electrónicas donde: debe indicarse en su título de que se trata, los datos del remitente, así como una dirección de correo electrónica y/o número telefónico valido y activo, y que exista una coincidencia comercial o profesional entre el titular de la comunicación y el destinatario, que haga tácito su consentimiento para recibir dichos mensajes.

Por igual, hace referencia al derecho del destinatario de no recibir comunicaciones no solicitadas, de rechazar de forma expresa su recepción y de revocar en cualquier momento los consentimientos otorgados para recibir dichas comunicaciones.

Por otro lado el texto, prohíbe la remisión de comunicaciones que no hayan sido solicitadas o consentidas por el destinatario, y penaliza las comunicaciones que contengan información falsa o engañosa, que imposibiliten la identificación de su remitente. Así mismo, la ley prohíbe el acceso a sistemas informáticos para retransmisión de informaciones, la recolección fraudulenta de identidades o direcciones de correo electrónico para uso masivo, ofrecer la venta de bases de datos con direcciones electrónicas, entre otros. Como nota relevante, la ley permite a los intermediarios o proveedores de servicios afectados a accionar civilmente contra aquellos que con sus acciones (cualesquiera de las descritas en la ley) afecten su provisión de servicios ya sea por disminución de ancho de banda, almacenamiento en servidores y/o sobrecarga de sus sistemas.

En conclusión, el texto brinda medidas al usuario para hacer valer su derecho ante el bombardeo de publicidad indeseada y una vía para resarcir los daños que este sobrecargo innecesario pueda crearle, así como a penalizar el uso indebido de medios digitales como medios de publicidad y mercadología, en sentido general.

Sin embargo, quedan grandes lagunas en torno a la legislación: ¿Qué pasa cuando el intermediario es quien envía los mensajes?; ¿Quién verifica la veracidad de las informaciones?; ¿Qué hacer en caso de que la recepción de dichos mensajes sobrecargue, dañe o afecte el funcionamiento de un servidor destinatario (distinto al proveedor de servicio o intermediario)? , entre otras inquietudes que surgen a partir de la promulgación de esta nueva norma y que estaremos tratando en un próximo artículo.

How to Claim bet365 Bonus step by step.